4.18.2014

COLESLAW. ENSALADA AMERICANA DE COL Y ZANAHORIA.


Debe de hacer como más 20 años que probé por primera vez esta ensalada en uno de mis primeros viajes a Inglaterra. Fueron las primeras incursiones en gastronomías ajenas a la mía. Los sabores me sorprendían, aquello era emocionante. Existían otras cosas a parte de aquello que había llevado comiendo toda mi vida.


El origen de esta ensalada parece ser holandés, aunque se popularizó en Inglaterra por allá el siglo XIX. Sin embargo han sido los restaurantes americanos los que la han dado a conocer aquí.  Ese cuenquito de ensalada crujiente y refrescante que nos ayuda a terminarnos ese plato de costillas, esa hamburguesa... Yo siempre me quedo con ganas de más, pues para mí ese cuenquito es como una muestra.


Os dejo la receta con la que yo la preparo, prácticamente igual a la original. He visto recetas que incluyen manzana, apio... Yo la hago así, solo con repollo, zanahorias y poquito de cebolla, y sale buenísima. Para la salsa le pongo mayonesa, nata, vinagre y sirope (o azúcar). Está estupenda.


COLESLAW. ENSALADA AMERICANA DE COL Y ZANAHORIA.

INGREDIENTES (para un bol de ensalada grande):
medio repollo
6 zanahorias
1/4 de cebolla
9 cucharadas de mahonesa
9 cucharadas de nata
6 cucharadas de vinagre
4 cucharadas de azúcar (yo puse 3 de sirope de ágave)

PREPARACIÓN:
Cortar la col y las zanahorias en juliana. Si teneis una mandolina o algún aparato de cocina que os ayude en la tarea mucho mejor.
Rallar la cebolla.
Preparar la salsa mezclando la mahonesa con la nata, el vinagre y el azúcar.
En un bol grande mezclar las hortalizas y aliñar con la salsa.
Dejar reposar un mínimo de unas 2 horas.


4.16.2014

MUFFINS DE CALABAZA CON FROSTING DE QUESO CREMA GRATINADO. RECETA SIN AZÚCAR AÑADIDO


Mediados de abril. Increíblemente el tiempo se nos escurre de las manos. Tengo la sensación de que era ayer cuando era verano y hacía mucho calor, y nos bañábamos en la playa, e íbamos y veníamos de Inglaterra, comíamos helados, ensaladas, hacíamos barbacoas... Sí, parece ayer, pero los meses fríos ya han pasado y volvemos a tener las ventanas abiertas día y noche y ya no nos apetecen los caldos calientes.



Horneé estos muffins hace un par de semanas, pero con tanto trasiego no había tenido tiempo de compartirlos con vosotros. Es abril y estamos de pleno ya en temporada de bodas, bautizos y comuniones y hay mucho trabajo. Además he estado trabajando en unas recetas que pronto conoceréis y todas estas cosas me han tenido absorta y sin tiempo para el blog.




Estos muffins tienen un delicioso sabor especiado. Llevan canela, jengibre, nuez moscada... pero lo que más irresistibles los hace es ese frosting de queso crema que en muchas otras recetas usamos como cobertura en los bizcochos o muffins horneados, y que aquí metemos al horno junto con la masa. Tenéis que probarlos.
Los hice con un endulzante natural que venía este mes en la caja Degustabox: Endulsana, de la marca Susarón. Este endulzante, procedente de frutas, tiene una textura de sirope o miel muy parecida a la del sirope de ágave, que ya sabeis que yo uso mucho. Este tipo de endulzantes a mí me gustan mucho para el yogur, para el té, para una tostada con requesón... y para bizcochos como estos muffins de calabaza funcionan también muy bien.
Curiosamente la caja Degustabox de este mes vino llena de cosas perfectas para mí. Además de este endulzante venían unas galletas sin azúcar añadido, Fibretten, muy rústicas y saludables, estupendas para los desayunos. También unas tortas de aceite, las típicas de Inés Rosales, pero también sin azúcar, edulcoradas con maltitol. Una bebida cítrica sin azúcar añadido, de Tampico. Un montón de cosas sin azúcares que me han alegrado las semanas, vaya. Además había también una cajita de té verde con jengibre y naranja, de Pompadour, que está exquisito, y luego productos salados como fuets y choricillos de Espuña, paté ibérico de La Chinata, dos tarros de mayonesa de Ybarra, uno de mayonesa Ligera y otro de mayonesa Ligeroliva, dos latas de Litoral... Una gozada de caja. ¿No os han entrado ganas de probar a recibirla en casa? Si os apetece probar aquí os dejo un código con el cual la caja os costará solo 9.99.-euros en lugar de los 14.99.-euros habituales, con gastos de envío incluidos:  Q777X
Y si queréis seguir las novedades de Degustabox en facebook podéis ser fan de su página clickando AQUÍ.


MUFFINS DE CALABAZA CON FROSTING DE QUESO CREMA GRATINADO 

INGREDIENTES:
200 g de puré de calabaza 
2 huevos
2 cucharadas soperas de aceite de oliva
90 g de endulzante procedente de frutas Endulsana, de Susarón (120g de azúcar blanco si quereis hacerlo con azúcar)
una cucharadita de extracto de vainilla
175 g de harina
2 cucharaditas de levadura en polvo
media cucharadita de canela molida
media cucharadita de jengibre molido
una pizca de nuez moscada
150 g de queso crema
150g de sin Dayelet Sin azúcar glass (o 150g de azúcar glass)

PREPARACIÓN:
Empezamos preparando la cobertura de queso. Para ello batiremos el queso crema con el edulcorante Dayelet Sin azúcar glass (o el azúcar glass) con unas varillas eléctricas. Reservamos en la nevera.
Precalentamos el horno a 180ºC y preparamos la bandeja de muffins con cápsulas de papel rizado o los moldecitos que hayamos elegido.
Mezclamos los ingredientes secos: la harina y las especias.
Lavamos las varillas eléctricas y batimos ahora los huevos con el endulzante Endulsana (o azúcar blanco), durante unos minutos. Nos tiene que quedar una mezcla espumosa.
Añadimos el puré de calabaza y el aceite y seguimos batiendo.
Incorporamos ahora la harina con las especias, pero con una espátula o cuchara de madera, ya no nos interesa seguir batiendo la masa.
Vertemos la masa en las cápsulas de papel llenando dos tercios de su capacidad.
Ponemos ahora dos cucharadas de frosting de queso crema por encima y removemos un poco.
Horneamos durante unos 15-20 minutos, comprobando antes de retirarlos del horno con un palillo, para asegurarnos de que están ya bien horneados.
Dejamos en la misma bandeja de muffins unos 5 minutos. Luego transferimos a una rejilla para que se terminen de enfriar.
Espolvoreamos con un poco de azúcar glass y una pizca de canela antes de servir.

4.04.2014

CREMA DE HORTALIZAS BLANCAS


En casa tomamos purés y cremas de verduras prácticamente a diario, es una manera muy acertada de ingerir una buena dosis de vitaminas y minerales. Y hay mil maneras de preparar purés y cremas, variando su consistencia y aporte calórico. Con patata o sin ella, con nata o sin, con huevo, sin huevo, sofriendo antes las verduras o no... Las opciones son múltiples.


La crema que os traigo hoy tiene la peculiaridad de presentar un color muy claro, casi blanco, y una textura suave y cremosa. Se prepara con hortalizas blancas, que no son de consumo muy habitual, y su sabor es excepcionalmente delicioso. Un sabor, además, muy de invierno... ¿no os parece?





CREMA DE HORTALIZAS BLANCAS

Ingredientes (para 4 raciones):
2 patatas medianas
1 puerro
media cebolla dulce
1 rama de apio
1 rama de cardo
un calabacín pequeño
1 nabo mediano
1 nabicol mediana
2 chirivias
3 cucharadas de nata fresca
sal y pimienta


Preparación:
Pelamos las hortalizas y las cortamos en 3 o 4 trozos.
Las ponemos en un cazo u olla con abundante agua. Cocemos hasta que estén tiernas.
Retiramos practicamente toda el agua de cocción y batimos bien con la batidora. Si es necesario podemos volver a verter cucharadas del agua de cocción, para poder obtener una textura no demasiado espesa.
Añadimos las cucharadas de nata fresca, sal al gusto y batimos bien.
Espolvoreamos con un poco de pimienta fresca molida al servir.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails